Método de rancheo

El ranching o “rancheo” es un método que busca desarrollar y promover el equilibrio entre el aprovechamiento de las especies y su conservación a largo plazo. Su red de funcionamiento conjuga la valorización de la especie y su hábitat, y la generación de trabajo en las poblaciones locales, con el objetivo de desalentar la caza furtiva.
La actividad de los pobladores locales que se dedican a la recolección de huevos y a la detección de nidos cumple un rol fundamental para el éxito del ranching. En este sentido, el proyecto de Yacaré Porá contribuye con la generación de empleo y con la concientización de los pobladores en pos de la conservación de la especie.

A través de este sistema de recolección, es posible duplicar la tasa de supervivencia de los caimanes en el medio silvestre, donde son diezmados por predadores, incendios, heladas o el drenaje de humedales, sin contar entre estos factores, la caza para el comercio ilegal de pieles. De esta forma, es posible devolver a la naturaleza una parte de los ejemplares nacidos y destinar otra al aprovechamiento comercial.

La técnica de rancheo cuenta con el aval mundial del Grupo de Especialistas en Cocodrilos (CSG), la Unión Mundial para la Conservación (UICN) y la Comisión para la Supervivencia de Especies (SSC).

 

Liberaciones

Una vez al año, tras diez u once meses de crianza, se realizan las devoluciones programadas de caimanes a la naturaleza, cotejando previamente la información obtenida sobre la densidad poblacional. Así, es posible devolver a su hábitat una cantidad de ejemplares equivalente o mayor a la que habría sobrevivido en la naturaleza sin la intervención humana. La adaptación de estos ejemplares al medio silvestre es inmediata, y por su buen desarrollo corporal, son altamente resistentes a las adversidades del clima o al ataque de depredadores.

A través de la utilización de sistemas de posicionamiento satelital, cada nido es liberado exactamente en el lugar donde se realizó la cosecha, a menos que el área correspondiente hubiese sido víctima de incendios, sequías u otro tipo de desarreglos ambientales. Al realizar las liberaciones en los lugares donde inicialmente se posaron los nidos, se respeta la distribución geográfica natural de la población de yacarés.

El proceso completo es estrictamente controlado por los organismos gubernamentales nacionales e internacionales, como la Dirección de Fauna y Flora de la provincia de Corrientes y el Grupo de Especialistas en Cocodrilos.

A la fecha, se han liberado más de 5.500 ejemplares de ambas especies.

 

Descargar Método de rancheo en la Argentina (English)>>
Descargar Método de rancheo en la Argentina (Español)>>